La 4ª Brigada Multidisciplinaria

Estudiantes y egresados de la UNAM, IPN, UPN, UAM, UACM, del Colegio de Bachilleres y de la UAT partiremos nuevamente a comunidades marginadas del país, en la Brigada Multidisciplinaria de Apoyo a las Comunidades de México, con el firme objetivo de fortalecer los procesos de trabajo y desarrollo comunitario que hemos venido impulsando en la región: zonas del país que no sólo han sido olvidadas por los malos gobiernos, sino también por la gente y las organizaciones que dicen luchar por “otro mundo posible”.

La actual situación del campo en México
La defensa del Ejido y la propiedad comunitaria resulta fundamental, puesto que son una forma de propiedad colectiva que rompe con el principio básico del capitalismo: la propiedad privada.

En la actualidad, existen grandes extensiones de tierra en manos de particulares: los latifundios, son una realidad en el campo y mientras los haya existirán tierras que repartir. Ésta, es una muestra del fracaso de la Reforma Agraria que tanto ha pregonado el gobierno y que pretendió dar por terminada con las modificaciones al artículo 27 que cancela el derecho constitucional de los campesinos a pedir tierras y la obligación del Estado a dotarlas.

La contrarreforma de la época de Salinas de Gortari, impulsada por los siguientes tres gobiernos neoliberales, ha tenido como objetivo fundamental la privatización del campo mexicano, modificar de raíz la estructura agraria y completar el esquema neoliberal que necesitaba el salinismo para entrar de lleno al Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá. La legalización de la renta y venta de la parcela ejidal tiende sin duda, a acentuar esta dinámica que de manera ilegal venía ocurriendo, no a la falta de voluntad de hacer productivas las tierras, sino a la escasez de recursos que sufre la mayoría del campesinado. La prioridad que se le brinda ahora a cualquier tipo de asociación de la propiedad colectiva con el capital privado, tiende a convertir al campesino en jornalero de su propia parcela.

En la actualidad existen miles de campesinos, no contemplados en los convenios establecidos en las diferentes convenciones campesinas, que son dejados a su suerte. Hoy, los campesinos tienen que enfrentarse para la resolución de sus problemas agrarios ante nuevos mecanismos contemplados en las instituciones podridas del Estado que los ha excluido. Aunado a lo anterior, el campesinado se enfrenta con los productores agrícolas de Estados Unidos y Canadá que debido a la entrada en vigor del capítulo sobre comercio de productos agrícolas del TLC, padece las consecuencias de competir en un mismo mercado con los mayores productores agrícolas del mundo, abandonar sus tierras por no poder competir con los precios más bajos que los industriales estadounidenses y canadienses pueden ofrecer y dejar incluso a su familia por migrar hacia las grandes ciudades o cruzar la frontera norte en busca de mejores condiciones de vida, que en muchos casos se ha convertido en su peor pesadilla.

Así mismo, los viejos mecanismos tradicionales de control y corporativismo político de los campesinos se han puesto en cuestión, abriendo para los ejidos y las comunidades cierta autonomía en sus decisiones más elementales, donde antes el Estado opinaba. Sin embargo, también se ha impulsado un nuevo modelo de corporativismo que, al igual que ayer, tiene atado de manos a los campesinos y que desgasta los esfuerzos de éstos por luchar contra el TLC y la Reforma Agraria. Muestra de esto se dio el 31 de diciembre de este año, cuando miles de campesinos marcharon como nunca sobre la ciudad de México, levantando la voz contra el TLC y los atropellos que en materia agraria comete el Estado y las trasnacionales alimentarias día a día contra ellos; sin embargo, se fueron como siempre ante el control total de las organizaciones campesinas charras y los partidos políticos del régimen en las movilizaciones y las negociaciones con el Estado.

La Brigada Multidisciplinaria de Apoyo a las Comunidades de México
Semestre tras semestre, compañeros de distintas áreas del conocimiento, colaboramos con las comunidades en la implementación y desarrollo de soluciones a problemáticas concretas de la región. Somos un equipo de trabajo que no puede sólo “observar” los problemas de una comunidad; rechazamos el “turismo revolucionario” y nos entendemos como sujetos activos que en la medida de sus posibilidades, y respetando las propias formas de organización, usos y costumbres de las comunidades, coadyuvamos con herramientas estratégicas, en la perspectiva establecer un trabajo permanente y de conjunto que les permitan alcanzar sus objetivos inmediatos.

Así mismo, luchamos por recobrar la esencia del servicio social de las instituciones educativas, el cual, mientras el modelo neoliberal educativo tiene más empuje en las mismas, se orienta más a las lógicas del mercado y de las empresas del gran capital; dejando completamente de lado el carácter social del mismo, condenándolo a los intereses económicos de la clases gobernante. Generamos una alternativa y damos un empuje para recobrar el carácter social y humanitario del servicio y luchamos porque éste se reoriente hacia los intereses del pueblo trabajador, marginado y pobre que es quien en realidad sostiene día a día la educación en nuestro país y en general toda su economía.

Nuestra concepción está ligada a recobrar el verdadero espíritu social de la educación: la universidad y las instituciones de educación pública de nuestro país deben orientar sus tareas en resolver los problemas sociales de la población, no así los de los usureros, los explotadores, los que marginan, roban y tienen a nuestro pueblo en la miseria absoluta.

De nuestras actividades y perspectivas
Actualmente, desarrollamos actividades orientadas a la construcción de programas estratégicos en las zonas de trabajo. Nos esforzamos en generar vínculos permanentes y fortalecer los esfuerzos organizativos de las comunidades, buscando entrelazarlos, y así difundir sus problemáticas en otras regiones y que se puedan coordinar los esfuerzos por resolverlas.

En visitas anteriores, hemos contribuido con levantamientos topográficos para pavimentación y también al saneamiento de instalaciones eléctricas de la escuela de la zona y la casa ejidal. Levantamos el primer consultorio de atención dental de la zona y estamos en proceso de regularizar el consultorio médico de carácter permanente con estudiantes y egresados de la carrera de Medicina de la UNAM, el IPN y la UAM. También, hemos construido la primer Biblioteca Comunitaria de la región en un tiempo récord, misma que actualmente funciona y es administrada en su totalidad por la comunidad ejidal; nos encontramos en proceso de levantar otras más para esta siguiente visita.

Hacemos el estudio detallado de la zona para poder reorientar esfuerzos e identificar otras problemáticas y de manera colectiva y en total apego a las disposiciones y formas comunitarias, resolverlas de manera conjunta con los habitantes y otras comunidades aledañas.

Realizamos actividades y talleres para la convivencia con los miembros de la comunidad, principalmente con los niños; trasmitimos lo que sabemos y hemos aprendido en ese sentido y adquirimos nuevos conocimientos de los habitantes los cuales tratamos de plasmar y difundir en otros espacios y comunidades. Entendemos a la educación como un proceso de enseñanza-aprendizaje, un proceso en muchas direcciones, no sólo de quien expone o desarrolla hacia afuera; cuestionamos y combatimos posiciones de autocensura, que buscan privar de nuevos conocimientos y experiencias de lucha y de trabajo a las comunidades. No nos entendemos como los portadores de “la luz, del conocimiento o del saber”, y cuestionamos a quienes supuestamente bajo esta perspectiva, utilizan a las brigadas comunitarias como el instrumento para intervenir en encuentros y reuniones de las comunidades y así generar un capital político para sus agrupaciones.

La 4ª Brigada Multidisciplinaria de Apoyo a las Comunidades de México que partirá este próximo 13 de diciembre reforzará el consultorio de atención médica y dental básica. Así mismo, desarrollaremos atención veterinaria básica en esterilización, desparasitación, consulta a los animales de la región.

Reforzaremos la Biblioteca Comunitaria “El Cafetal”, inaugurada en nuestra visita anterior, y levantaremos una nueva Biblioteca Comunitaria, en la comunidad ejidal “El Edén”.

Realizaremos la instalación y mantenimiento de equipo de cómputo en diversas escuelas de la zona y continuamos con los estudio de pavimentación. Y de saneamiento de instalaciones eléctricas.

Entregaremos de manera oficial a las autoridades ejidales los estudios previos como la monografía y ampliaremos los estudios de la zona para posibles servicios sociales.

Realizaremos talleres de fotografía, danza, teatro y expresión corporal con los habitantes. Toda la actividad será documentada por medio del video y se desarrollarán también talleres en este sentido.

El trabajo previo y estas nuevas actividades, comienzan a darle forma a los proyectos estratégicos que ya comienzan a desenvolverse y establecerse.
Nos encontramos trabajando arduamente en el estudio y montaje de la primer Radio Comunitaria de la región, una herramienta para la comunicación y difusión entre las poblaciones ejidales.

Impulsamos el desarrollo de proyectos sustentables de economía del café, frutas y otros alimentos, para el beneficio, al 100%, de las comunidades de la zona y de los sectores empobrecidos de las ciudades. Así como también, en el uso e implementación de tecnologías a base de energías renovables, principalmente la solar.

Esta nueva Brigada sellará los compromisos de apoyo permanente con las comunidades y establecerá las modalidades necesarias para el registro de los servicios sociales y los equipos de trabajo que permitan que constantemente existan médicos, odontólogos, trabajadores sociales, ingenieros, abogados, y de muchas más disciplinas, en la región.

Por un programa para el campo
Al reforzar los lazos organizativos, estamos hablando de organizaciones comunitarias completamente autosustentables que incluso, pueden apoyar en el desarrollo e implementación de nuevas brigadas de trabajo comunitario en otras regiones del país.

Ante el desprestigio de las organizaciones campesinas charras y los partidos políticos de todos los colores que convergen en el actual parlamento, se hace necesario ofrecer una alternativa políticamente independiente, capaz de nuclear el descontento campesino. Impulsamos una centralización campesina, que tenga como condición plena independencia política, autonomía y como un arma fundamental la movilización.

Esta herramienta ha de permitir, además, el acercamiento del movimiento campesino con el movimiento obrero, en la perspectiva de unificar y coordinar sus luchas.

Todo esto además de impulsar la lucha por el derecho de los jornaleros agrícolas a sindicalizarse, o impulsar y participar en la organización de productores por ramas, etc.

La Brigada Multidisciplinaria de Apoyo a las Comunidades de México es una actividad impulsada por el Grupo de Acción Revolucionaria y por estudiantes independientes que pensamos que es preciso apoyar todo tipo de luchas campesinas por derecho a la tierra; una lucha que hoy pasan por la ocupación directa de las tierras reclamadas, y levantar la consigna programática de que la tierra es de quien la trabaja.

Defendemos la asociación superior de los productores para elevar la productividad de las unidades agropecuarias y luchamos porque el campesinado tenga el control del proceso productivo, la comercialización de sus productos y los insumos para la producción. Nos pronunciamos porque la crisis en la que está sumergido el campo mexicano sea resuelta con mecanismos que engloben al conjunto de la población rural, desde el ejido y la comunidad y no con artificios privatizadores que sumirán todavía más en la miseria a la mayoría del campesinado mexicano.

No hay comentarios: